Palau Joan de Valeriola

HistoriaArquitectura

Historia

El Palau es un magnífico ejemplo de casa señorial gótica, además de uno de los edificios más antiguos de la ciudad de Valencia. Situado en su centro histórico, muy cerca de la Lonja y del Mercado Central, su origen se remonta a mediados del siglo XIV. Convertido en centro de arte, el palacio ha recuperado la riqueza espacial de sus salas, conformadas por amplios arcos de sillería, el patio central con ventanas triforas, la austera fachada de piedra, y un importante conjunto de artesonados góticos.

Arquitectura

La construcción del edificio se produjo en la primera mitad del siglo XIV y su importancia radica en que numerosos elementos originales de su construcción han llegado hasta nosotros prácticamente inalterados. Tras su rehabilitación, la arquitectura gótica de la planta baja y la primera planta noble, contrasta con las líneas más contemporáneas de la segunda planta, creando diferentes y variados ambientes en una misma exposición.

Alfarjes

El hecho más significativo del palacio es la colocación de alfarjes en todo el edificio, siendo especialmente relevantes, por su rica policromía, los dos situados en la planta noble, datados en el siglo XIV. Los alfarjes se encuentran en un excelente estado de conservación y tras su restauración han dejado al descubierto motivos florales, estructuras geométricas, escudos familiares y diversas composiciones de excepcionales características.

Joan de Valeriola

La vivienda fue la residencia del cavaller Joan de Valeriola, durante todo el siglo XV y hasta principios del siglo XVI. Joan de Valeriola descendía de Arnau de Valeriola, quien logró, partiendo de un nivel modesto, convertirse en el financiero más importante de la Valencia de mediados del siglo XIV. De esta manera, llegó a ser uno de los personajes más influyentes de la ciudad, tanto a nivel económico como político, consiguiendo que sus hijos y nietos alcancen el rango nobiliario.