El Palacio

Palau Joan de Valeriola

7

La Casa-Palau de Joan Valeriola fue adquirida en el año 2001 por Manuel Chirivella Bonet y Alicia Soriano Lleó con el objetivo de restaurarla para que albergue una Fundación que acoja su colección de arte contemporáneo así como exposiciones temporales y actividades que ayuden a dinamizar la cultura en Valencia. El Palau Joan de Valeriola es un edificio que hasta principios de este siglo XXI estaba perdido y que se degradaba sin remedio, cuyo redescubrimiento ha permitido rescatar una pieza importante del gótico civil valenciano, del entorno de la Plaça del Mercat, donde se sitúa la más emblemática obra de dicha arquitectura: la Lonja de la seda.

El gótico

El Palau Joan de Valeriola es un excepcional ejemplo de vivienda señorial gótica. La importancia del edificio radica en que numerosos elementos originales de su construcción gótica han llegado hasta nosotros prácticamente inalterados y, por tanto, constituye un magnífico testimonio para comprender este tipo de arquitectura residencial. La documentación arqueológica ha permitido determinar que la construcción del edificio se produce en la primera mitad del siglo XIV. Más tarde, en la segunda mitad del siglo XIV, se realizan una serie de reformas que no cambian sustancialmente la configuración espacial pero sí que dotan al edificio de un carácter palaciego.

Artesonados

El hecho más significativo del palacio es la colocación de alfarjes en todo el edificio. Este conjunto de alfarjes, datado en el S. XIV, ocupa toda la superficie de la planta baja y la planta principal y se encuentran en un excepcional estado de conservación. Cabe señalar que existe una superposición de tres escudos, indicativo, sin duda, de los distintos propietarios que tuvo el edificio en época medieval. La riqueza de sus techos en maderas polícromas de ricos colores y complejos dibujos, tanto geométricos como vegetales, de composición muy variada, estructura diferente y policromía muy dispar, confieren su gran valor histórico y artístico.

Historia

La vivienda fue la residencia de algún miembro de la familia Valeriola, problamente del cavaller Joan Valeriola, al menos durante todo el siglo XV y hasta principios del siglo XVI. Joan Valleriola descendía de Arnau Valleriola. Arnau consigue, partiendo de un nivel modesto, convertirse en el financiero más importante de la Valencia de mediados del siglo XIV, llegando a ser uno de los personajes más influyentes tanto a nivel económico como político y consiguiendo que sus hijos y nietos alcancen el rango nobiliario y ocupen cargos políticos tanto en el ámbito local como en el entorno del monarca. El último Valleriola que ocupó el palacio fue Gaspar, que alcanzó la categoría de noble y emparentó con la familia del papa Alejandro VI.