Hasta allí han viajado algo más de una treintena de obras (la mayoría de gran formato) de entre los años 70 y 90 para dar cuerpo a la exposición «Pintura espanyola. Segona meitat segle XX (1980)» y que reúne algunos de los nombres más destacados del arte español de aquel periodo: José Antonio Aguirre, Alfonso Albacete, Carlos Alcolea, José Manuel Broto, Miguel Ángel Campano, Chema Cobo, Guillermo Pérez Villalta, Gonzalo Tena, Herminio Molero, Gerardo Delgado, Alfonso Fraile, José Luis Fajardo, Alfonso Fraile, Carlos Franco, Ferran García Sevilla, José María Sicilia, Menchu Lamas, Carlos Franco, Xavier Grau, Manuel Quejido y Luis Gordillo.

La exposición reúne una treintena de obras. | J. M. L.

La exposición reúne una treintena de obras. | J. M. L.

Fecha «mítica»

Es precisamente Gordillo el punto de partida de la muestra que se puede visitar hasta el próximo 24 de octubre y que hoy han presentado la concejala de Cultura del Ayuntamiento de València, Glòria Tello, y el presidente de la fundación, Manuel Chirivella. Para Chirivella, el año 1980 es una fecha «mítica», pero el arte de esa década «debe mirar a los 60 y 70 como referente», ha señalado. Ha recortado en este sentido la «era del entusiasmo» de entonces pero que fue «corta» debido a «la falta de apoyo para su supervivencia».

Chirivella ha querido que, en su opinión, «es un error» clasificar el arte por décadas y ha optado por presentar la exhibición en cinco ámbitos «con confluencias». De este modo, Gordillo es el origen de la muestra y de él se exhibe, entre otras piezas, uno de sus ‘dibujos automáticos’.

El recorrido de la exposición lleva al visitante hasta la «Diversidad figurativa». Carlos Alcolea, Manuel Quejido, José Antonio Aguirre, Alfonso Albacete, Miguel Ángel Campano, Juan Navarro Baldeweg, Carlos Franco, Rafael Pérez Mínguez, Guillermo Pérez Villalta, Herminio Molero o Chema Cobo son algunos de sus exponentes. El tercer ámbito de la muestra hace referencia a la abstracción neoexpresionista con Gerardo Delgado, Carlos León, José Manuel Broto y Xavier Grau, que dan paso al neoexpresionismo figurativo de Ferran G. Sevilla, Menchu Lamas, Antón Patiño y José María Sicilia. La muestra se cierra con «otras figuraciones» de Alfonso Fraile, Víctor Mira y Luis Prades.

Por su parte, Tello ha destacado que la colaboración público-privada «nos permite tener en nuestra salas exposiciones de primer orden. Es el camino a seguir», ha concluido.

Enlace a la noticia